Cómo controlar la grasa en el hígado

admin Agosto 27, 2021


Pregunta: ¿Es peligroso tener grasa en el hígado? En caso de serlo, ¿tiene cura?

 

Respuesta de la doctora Edith Bravo Ríos: El término hígado graso se refiere a una enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). El alcohol es una causa frecuente de hígado graso, y es un factor que siempre debe considerarse en un paciente con hígado graso.

La acumulación de grasa en los hepatocitos puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en el daño hepático crónico (o cirrosis).

 

La causa de la acumulación de grasa en el hígado no se conoce con certeza, pero hay algunos mecanismos que han demostrado ser muy importantes en el desarrollo de la enfermedad: resistencia a la insulina, estrés oxidativo, liberación de citokinas, obesidad, diabetes, hipercolesterolemia, e hipertrigliceridemia.

 

Sin embargo, cada vez es más común encontrar personas con hígado graso sin estos factores de riesgo.

 

No todas las personas con hígado graso desarrollan complicaciones o daño hepático crónico. El hígado graso es habitualmente asintomático, y se descubre sólo después de una ecografía (o ultrasonido) abdominal que muestra el hígado con aumento de ecogenicidad (“brillante”).

 

La otra manera de llegar al diagnóstico es a través del hallazgo de aminotransferasas (transaminasas) elevadas en un análisis de sangre rutinario o por cualquier otra razón.

 

Algunas personas se quejan de dolor leve a moderado abdominal en el hipocondrio derecho (la zona donde se encuentra el hígado). Sólo un pequeño porcentaje de los pacientes desarrollan síntomas de insuficiencia hepática.

 

Sí tiene cura. El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en la normalización del peso y aumentar la actividad física. La obesidad y el sobrepeso, principales factores de riesgo son modificables mediante cambios en el estilo de vida. Otras recomendaciones incluyen evitar el alcohol y los medicamentos innecesarios.

 

En los pacientes que se encuentran en etapas más avanzadas de la enfermedad (inflamación o fibrosis hepática importante), algunos medicamentos pueden ayudar, como antioxidantes (vitamina E) o agentes sensibilizadores a la insulina. La pioglitazona ha demostrado beneficios normalizando las aminotransferasas.

Compartir



AFILIADOS MÉXICO



DISTRIBUCIÓN