Tumor benigno en el pecho

admin Agosto 28, 2021


 

Pregunta: Tengo una bolita en el pecho derecho y me dijo el doctor que era un fibroadenoma pero que no era peligrosa. Sin embargo, quiero saber cómo se quita.

 

Respuesta de la doctora Edith Bravo Ríos: El fibroadenoma de mama es el tumor benigno más común de las mamas femeninas y el tumor mamario más común en las mujeres de 30 años. Generalmente se encuentran como tumores solitarios y solo del 10% al 15% se presenta como tumores múltiples en ambas mamas.

 

Se dice que el tumor aparece como resultado del aumento de sensibilidad de un foco mamario a los estrógenos. Este tumor benigno puede ser: firme, móvil, indoloro, gomoso, puede tener bordes bien definidos, pero también pueden crecer en tamaño, especialmente durante el embarazo.

 

A menudo, los tumores se vuelven más pequeños después la menopausia (si la mujer no está tomando hormonoterapia).

 

Después del examen físico realizado por tu médico, se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes para determinar más información acerca de un tumor mamario: biopsia (abierta o con aguja), ecografía de las mamas, biopsia con aguja fina, mamografía, examen físico.

 

La biopsia nos sirve para obtener un diagnóstico definitivo. Es posible que las mujeres adolescentes o a comienzos de los 20 no necesiten una biopsia si el tumor desaparece por sí solo. Si una biopsia indica que el tumor es un fibroadenoma, éste se puede dejar en su lugar o extirparse, dependiendo del paciente y el tumor.

 

En el primer caso, se puede vigilar con el tiempo con mamografías, exámenes físicos y ecografías.

 

El tumor puede extirparse quirúrgicamente en el momento de una biopsia abierta (esto es lo que se denomina biopsia por escisión). La decisión depende de las características del tumor y de las preferencias del paciente. Los tratamientos alternativos incluyen la extirpación del tumor con una aguja y la destrucción del mismo sin extirparlo (como por congelación, en un procedimiento llamado crioablación).

 

El pronóstico es excelente. Los tumores que no son extirpados se deben vigilar regularmente por medio de exámenes físicos e imagenológicos, siguiendo las recomendaciones del médico.

 

Es posible que sea necesaria la extirpación de un tumor si presenta cambios, crece o no desaparece. En casos muy raros, el tumor puede ser canceroso y se necesitará tratamiento posterior.

Compartir



AFILIADOS MÉXICO



DISTRIBUCIÓN