Mexicanal_ConservacionAgua

California crea regulaciones para conservar el agua

dalmaguer   Julio 9, 2024   |

El objetivo es ahorrar alrededor de 615 millones de metros cúbicos de agua al año para el 2040


California tomó medidas para regular el uso del agua y asegurar su disponibilidad en vista de los desafíos climáticos futuros. La nueva normativa afectará a las principales empresas de agua en el estado, no a individuos ni hogares.

El programa se llama Making Conservation a California Way of Life y tiene como objetivo ahorrar alrededor de 615 millones de metros cúbicos de agua al año para el 2040.

Los cerca de 400 proveedores urbanos de agua tendrán que cumplir objetivos individualizados de uso y conservación del agua, algunos de ellos necesitarán reducir el consumo en más del 30 por ciento en los siguientes 16 años, según San Francisco Chronicle.

Durante la sequía del 2012 al 2016, el Estado ordenó una reducción del 25 por ciento en todo California. Ahora, los proveedores podrán considerar factores locales como el clima, la población y el tamaño de los lotes.

Chelsea Haines, gerente de relaciones regulatorias de la Asociación de Agencias de Agua de California, organización que representa el 90 por ciento de los proveedores de agua urbana y agrícola del estado, ha sido una de las voces críticas hacia las nuevas normativas.

Ha señalado que estas medidas plantean un gran reto debido a que será necesaria una cantidad significativa de fondos y apoyo técnico para cambiar la forma en que se usa el agua en el estado.

La aprobación de las reglas se produjo después de extensas revisiones basadas en comentarios de grupos locales de agua, quienes argumentaron que estas normativas impondrían cargas indebidas a proveedores de bajos ingresos y comunidades desfavorecidas. 

En respuesta a estas críticas, la junta decidió relajar los requisitos de conservación, reduciendo el número de proveedores que tendrían que reducir el consumo en más del 20 por ciento y extendiendo el plazo total para las reducciones al año 2040. 

Por otro lado, organizaciones ambientalistas como el Pacific Institute han considerado que las normativas no llegan lo suficientemente lejos. 

“Creo que es un buen marco, pero tenemos muchas más oportunidades en todo el estado para reducir el uso de agua y ayudar a preparar nuestras comunidades para más extremos, más sequías extremas, temperaturas más altas, todas las cosas que ya estamos viendo y que se van a agravar”, dijo Heather Cooley, directora de investigación del instituto.

El grupo de trabajo espera entregar una recomendación para diciembre del 2028 sobre si adoptar políticas o directrices adicionales que establezcan procedimientos de aplicación. 

A pesar de las preocupaciones persistentes sobre las regulaciones finales, los miembros de la junta y expertos han remarcado la importancia de comenzar a trabajar en la implementación de las normas, las cuales entrarán en vigor el 1 de enero del 2025.


Con información de lavisionatl.com